Argelina González Sevilla

Argelina González Sevilla nació el 11 de octubre de Argeli1943 en Salamanca, concretamente en un pueblo llamado Sancti-Spiritus. Tras finalizar sus estudios en las Tercianas, colegio de la Compañía de Santa Teresa de Jesús, estudió Filología Clásica de 1964 hasta 1968 en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Salamanca.

Fue en  1969 cuando Argelina, más conocida por todos como Argeli, comenzó a trabajar en el IES San Fulgencio, siendo el primer centro donde trabajó como profesora. Seguidamente, pasó un año impartiendo clases en Bollullos par del Condado, y luego fue trasladada a Puente Genil. Tras impartir clases de latín en los pueblos de Huelva y Córdoba, el destino la retornó a Écija, donde finalmente obtuvo su plaza fija y desempeñó su profesión hasta 2008.

Con  30 años de docencia a sus espaldas, Argeli González se siente agradecida de haber pasado la mayor parte de su vida profesional en el IES San Fulgencio. Por ello, el centro no ha podido olvidar su paso por las aulas y ha querido contar con su presencia en un año tan especial como 2015. Un año en el que el centro cumple 50 cursos de enseñanza, de los que casi 30 de ellos pueden presumir de contar con la presencia de Argelina González Sevilla.

Si hacemos un recorrido por su pasado, ¿Qué le llevo a estudiar latín? Y sobre todo ¿Qué le hizo  volcar todos sus conocimientos en la docencia?

Pues lo cierto es que pensaba hacer lenguas modernas como francés o  inglés, pero me gustaba la etimología de las palabras y cuando empecé a estudiar la historia de Roma me dí cuenta que me gustaba mucho. Realmente no fue ningún motivo en especial, creo que fue mi destino hacer esta carrera. Me gustaba mucho las lenguas modernas y románicas, como Lengua Castellana y literatura, pero finalmente elegí Filología Clásica.

En cuanto la docencia, siempre me ha encantando comunicarme, expresarme, hablar. Y por ello creo que he sido muy feliz dando clase. Al cabo del tiempo me han dicho que he chillado mucho y tenía mucho genio ,(explica entre risas), pero creo que mi forma de imponerme era esa,  chillando. Me ha gustado dar a conocer lo que yo sabía y le ponía mucho ahínco e interés. Aunque si algunos alumnos eran más sensibles pues les podía hacer daño, reconozco que al hacer comparaciones entre hermanos he podido molestar a algún estudiante, pero lo haces inconscientemente para que mejoren. Pero en conclusión, me ha encantado la docencia.

Tras dejar la docencia atrás, ¿Cuál cree usted que son las cualidades más preciadas en un maestro?

Vocación, paciencia, comunicación y entusiasmo. En mi caso, durante mis 30 años de docente me he preparado todos los días las clases y al final de curso rompía mi libreta. De esta forma me obligaba a seguir haciéndolo al año siguiente. Pienso que la vocación es primordial, porque es un trabajo por el cual te están pagando y debes de hacerlo bien.

Una vez finalizada su etapa como maestra, ¿Podría decirnos qué aspecto considera negativo y cuál considera positivo de su profesión?

Como positivo destacaría el ver que hay alumnos que te agradecen el aprendizaje de conocimientos y sobre todo los buenos resultados en los exámenes, ver que el fruto es bueno. En lo negativo, el comportamiento de algunos alumnos, en muchas ocasiones ver que muchos estudiantes no mostraban interés me daba pena, porque sentía como se aburrían. Lo único negativo que puedo decir es eso, saber que faltaban a clase porque no les gustaba la materia, pero en general me llevo la satisfacción de ver cómo te agradecen las clases y lo que aprenden.

Como bien hemos dicho anteriormente estuvo trabajando alrededor de 30 años en el IES San Fulgencio, si tuviera que destacar algún detalle ¿Qué destacaría?

Las amistades, las  buenas amistades que  he tenido y lo bien que me he encontrado en el centro ha sido lo más importante de mi vida. He sido muy feliz en el San Fulgencio y motivo de ello ha sido tener compañeros muy buenos con los que no he tenido choque ninguno. Todos han sido fantásticos  porque de cada uno he aprendido algo, pero destaco a Pepita Valero, profesora de Historia con la cual sigo manteniendo una gran relación. También a Paco Canalejo, que impartía Filosofía, María Victoria, Josefina o Isabel López Vascuniana,  de todos tengo grandes recuerdos.

El centro abrió en 1965 lleva, 50 años dedicando su experiencia a la docencia ¿Qué cambios cree usted que supuso su apertura para la ciudad de Écija?

Aunque la SAFA también comenzó a dar clases en 1965, el IES San Fulgencio fue todo un boom y muestra de ello fue su impresionante matricula. Estábamos profesores de todas partes Córdoba, Salamanca, Sevilla, Huelva, lo cierto es que fue algo muy importante para Écija. Los alumnos no tenían que ir a examinarse fuera de la ciudad  y estaban más tranquilos, eso fue importante, porque  ahora tanto Écija como su comarca tienen varios institutos pero, anteriormente solo había dos.

¿Cuál era el perfil más común de sus estudiantes?

Pues lo cierto es que normalmente mis clases solían tener el mismo número de alumnos que de alumnas, de clase media y media alta. La gran novedad fue la mezcla de niños y niñas y eso fue muy positivo, además recuerdo una anécdota en especial. Cuando las niñas entraban al centro, venían de centros salesianos como María Auxiliadora o Nuestra Señora del Valle, desde sus comienzos en las aulas habían estado entre compañeras y al pasar a clases mixtas, yo como profesora, las notaba bastante cohibidas. Por eso, decidí matricular a mi hija en un colegio mixto, donde había niños y niñas. No quería que mi hija pasara ese mal trago, porque en los primeros años yo podía sentir como mis alumnas estaban un poco inseguras. Por lo tanto, fue un impacto también a nivel social.

 

Todos los profesores, que anteriormente fueron alumnos,nombran a Argeli González en su experiencia en el centro, describiéndola como una profesora con carácter que siempre supo enseñar ¿A qué crees que se debe esto?

Pues no te imaginas como me halaga ese comentario, creo que aunque una chille y sea estricta en las clases lo que el alumno quiere realmente es aprender. Aunque  lo pasaban mal, al final veían el fruto. La verdad es que he sido dura y he pegado voces, pero finalmente todo su esfuerzo encontraba su recompensa. Además creo que algo que me ayudó siempre fue la cercanía, al salir del aula, hablaba con ellos, les sonreía y creo que eso  los hacía sentirse más cercanos a mí. He sido profesora, pero fuera de clase he estado siempre bien con ellos.

También creo que he tenido mucha paciencia con mis alumnos, he tenido errores porque quien no los haya tenido que tire la primera piedra, y aprovecho la ocasión  desde aquí para pedir disculpas si en alguna ocasión he podido hacer daño algún alumno. Siempre ha sido inconscientemente y no me gustaría pensar que algún alumno lo ha pasado mal conmigo, porque mi intención siempre ha sido enseñar y sacar lo mejor de ellos.

La educación debido a cambios político y al avance de los tiempo ha sufrido muchos modificaciones. Dando su opinión y valoración ¿Cree usted que la educación se ha empobrecido con el paso de los años? ¿Era antes mejor?

Creo que sí, totalmente. En mi experiencia como profesora he impartido el BUP, tenía muchos alumnos porque latín era común, y lo cierto es que era un cansancio horrible. Incluso en una ocasión tuve una intervención quirúrgica debid a forzar la voz en las clases, me salieron pólipos y todo porque no me enseñaron a administrar adecuadamente  la voz .  Era bastante duro, porque teníamos clases tanto de mañana como de tarde y esa rutina día tras día pues dañaba bastante la voz. Yo he sido profesora de BUP y ESO, he dado asignaturas en ambos y sinceramente antes se exigía mucho más, de materia y de todo. Luego en la ESO ha sido mucho más light, yo daba cultura clásica, pero intentaba hacerla agradable porque si mis alumnos se cansaban, no venían mas a clase. Tenía que buscarme cosas diferentes, ir al Museo a Itálica, vídeos, arqueología. Una serie de cosas para ganar alumnos.

El latín anteriormente era asignatura obligatoria, en la actualidad ha pasado a pertenecer a la rama específica de Humanidades ¿Cree usted que debería volver a ser una asignatura troncal?

Creo que sí, aunque sea una asignatura de Bachillerato, creo que el latín es una asignatura muy importante. Aunque yo he llegado a tener muy pocos alumnos en las clases, a los años siguientes tenía más, porque ya me conocían y sabían mi forma de dar las clases: trabajos amenos, tipo test, eso les gustaba a ello y por eso venían.

Pero es cierto que la Cultura Clásica nos ha costado la misma vida y debería estar implantada desde primero. Digo esto, porque vendría muy bien a los alumnos. El latín es la madre del castellano, les aportaría cultura, les enseñaría a leer, sabrían el contenido de las palabras y sobre todo sabrían la etimología de las mismas. Por no decir, que se enriquecerían de la historia de Roma y su derecho, que ha sido un referente fundamentalmente para nuestra cultura.

En cuanto a los alumnos en la actualidad ¿Qué piensa de ellos?

Los alumnos siempre serán alumnos, pero en mi opinión si hacemos una comparación los estudiantes años atrás estaban más mentalizados, más disciplinados y  más educados. En mi opinión, creo que los estudiantes de la actualidad viven en una sociedad bastante dañada, en la que no valoran lo importante que es una educación y formación.

En mis últimos años de profesora estuve en el nocturno de Bachillerato y he de reconocer que fueron unos años buenísimos. Tuve muy pocos alumnos y eran niños muy trabajadores, podía apreciar su madurez y tenían claro que venían a o que venían, estudiar. En cambio tengo que admitir que eso no pasaba en el diurno, por las mañanas los estudiantes no se tomaban tan en serio las clases (algunos estudiantes por supuesto que sí, no quiero generalizar), pero se podía apreciar la diferencia. He pasado muy buenos años en el nocturno.

¿Qué consejo daría usted a todos los estudiantes a la hora de elegir su profesión?

Es muy complicado, estando las cosas como están porque las salidas no sabemos cuáles son. Están todas iguales, entonces hay gente que se decanta en función de la nota obtenida en las PAU. Algunos alumnos me piden consejo, algunas personas les encanta el latín y el griego pero tienen muy pocas salidas. Mi consejo es que se guíen primero por la vocación, y siendo realistas también por las salidas laborales. Son los dos factores fundamentales. También pienso que la formación profesional es muy buena, te enseñan un trabajo, te forman en él. La mayor parte de los alumnos de la Formación  Profesional están colocados, en cambio personas con carreras universitarias están paradas.

¿Cómo valora la labor que el centro está realizando por su 50 Aniversario?

Sinceramente me están encantando todas las actividades que se están realizando desde el centro, han sido conferencia de personas brillantes, de gran categoría, todas muy buenas. Que personas tan importantes  hayan podido venir a compartir el Cincuentenario de nuestro Instituto  es todo un orgullo. Creo que se están volcando mucho con todo el evento del cincuentenario y por eso está teniendo bastante éxito.

Con esto Argelina González Sevilla nos hizo un pequeño recorrido por sus años de profesora y experiencia en el IES San Fulgencio. Un centro que gracias a su trabajo y al de muchos profesores ha crecido y mejorado con el paso del tiempo, enorgulleciéndose de encontrar profesionales como ella en el camino de su historia.

 Argeli 2

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.